Dom. Sep 25th, 2022

Ángela Buitrago, Claudia Paz y Paz y Francisco Cox, presentan su informe sobre la desaparición de 43 estudiantes en 2014 en la Ciudad de México, México, el lunes. Fotografía: Isaac Esquivel/EPA

El ejército ocultó pruebas de que los estudiantes de magisterio que desaparecieron en 2014 fueron secuestrados por delincuentes, según un informe independiente

Las fuerzas armadas de México sabían que 43 estudiantes de magisterio que desaparecieron en 2014 estaban siendo secuestrados por delincuentes y luego ocultaron pruebas que podrían haber ayudado a localizarlos, según un informe publicado el lunes por una investigación especial.

Una ex fiscal colombiana, Angela Buitrago, dijo que el grupo de expertos independientes encontró evidencia de que las autoridades ocultaron o falsificaron evidencia desde el inicio de la búsqueda.

“Fue falsificado desde el primer día hasta el último día”, dijo Buitrago, quien forma parte del grupo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que apoya la investigación.

Buitrago dijo que investigadores, fiscales y personal militar alteraron escenas y registros del crimen. Un video de un dron del gobierno obtenido por los expertos mostraba a infantes de marina y policías trepando por el área donde supuestamente mataron a los estudiantes con poco control.

Los estudiantes de un colegio de profesores radicales fueron secuestrados por la policía local en el sur del estado de Guerrero, quienes presuntamente los mataron y quemaron sus cuerpos.

Pero los estudiantes estaban bajo vigilancia porque su universidad, que tiene fuertes lazos con los movimientos sociales de izquierda en México, era vista como un semillero de subversión, dijeron los expertos.
“Las autoridades de seguridad tenían en marcha dos procesos de inteligencia, uno para seguir las acciones del crimen organizado en la zona y otro para rastrear a los estudiantes”, dijeron los investigadores en el informe, que se basó en documentos desclasificados.

Tras el secuestro, los investigadores intentaron esclarecer rápidamente el crimen mediante registros ilegales, detenciones y torturas de los sospechosos.

México ha pedido al gobierno israelí que extradite a un ex alto funcionario de seguridad, Tomás Zerón, quien era el jefe de la agencia federal de investigación en el momento del secuestro. Está siendo buscado por cargos de tortura y encubrimiento de esas desapariciones.

Zerón, quien huyó a Israel en agosto de 2019, supervisó la agencia de investigación criminal de la oficina del fiscal general y también su trabajo forense en el caso de 2014. La mayoría de los cuerpos de los estudiantes nunca se han encontrado, aunque los fragmentos de huesos quemados se han asociado con tres estudiantes.

La investigación había sido criticada durante mucho tiempo por las familias de los 43 estudiantes que desaparecieron en septiembre de 2014 luego de que fueran detenidos por la policía local en Iguala, en Guerrero. Supuestamente fueron entregados a una banda de narcotraficantes y asesinados, y no se ha sabido nada de ellos desde entonces.

Zerón estuvo en el centro de la muy criticada investigación del gobierno, que no logró determinar definitivamente qué pasó con los estudiantes. Dos equipos independientes de expertos han puesto en duda la insistencia de las autoridades mexicanas de que los cuerpos de los estudiantes fueron incinerados en un gran incendio en un basurero.

Muchos de los sospechosos arrestados en el caso fueron puestos en libertad más tarde y muchos afirmaron haber sido torturados por la policía o el ejército.

Por Contacto Noticias

Periodistas de Contacto Noticias. Equipo multidisciplinario con diferentes especialidades, priorizando valores como la ética, el rigor y la objetividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.